Poskón, una mezcla explosiva de sabores

Por Nicole García y Ailed Soto

Presidente: Marcos Rodríguez Rodríguez, 21 años.
Estudiante de Economía en la Universidad de Puerto Rico – Río Piedras
Vice-Presidente: Rafael Rodríguez De Lahoz, 25 años.
Grado en Mecánica Marina
Lugar de residencia: Entre Bayamón y Guaynabo

 

Comer popcorn mientras vemos una película, ya sea en la casa o en el cine, es casi una tradición. Para disfrutar de nuevos sabores lo compramos con extra-mantequilla o lo mojamos en queso derretido. Pero, ¿qué dirían de un popcorn de chocolate o de café?

Contagiados por el negocio familiar, que se dedica a la venta de maíz al por mayor y al alquiler de maquinaria para fiestas y actividades de entretenimiento, Marcos Rodríguez y Rafael Rodríguez, decidieron crear un Poskón con receta propia.

 

Marcosposkon8

Marcos Rodríguez (21), presidente de Poskón.

En el año 2014, Marcos comenzó a idear cómo darle un giro al producto que es conocido mayormente por se salado. Junto a su primo Rafael, afinaron ideas para crear un popcorn gourmet con sabores dulces. Su ingenio, junto a la participación de talleres de popcorn artesanal, fueron la ayuda que necesitaban para crear las mezclas que hacen de su producto algo único hoy en día.

Con las técnicas aprendidas, crearon los sabores y la empresa comenzó a dar sus primeros pasos a la distribución. Desde el proceso de hacer y construir una marca hasta la selección de los sabores que en definitiva saldrían a la venta. Una vez decidido, promover el producto en concursos de emprendimiento no fue difícil. Poskón fue aceptado con buenas criticas, pues se trata de una propuesta refrescante y nunca antes trabajada en la isla.

Así llega su primer contrato, Puerto Rico Gourmet Products, Inc., compañía que se dedica a la distribución de productos gourmet elaborados en el país. “Por lo general tu buscas el promotor, esta vez nos buscaron a nosotros”, subrayó Rodríguez. Esta compañía los ha ayudado a llegar a lugares específicos para la venta del producto, ya que tienen un mercado seleccionado. Además de que apelan a un público adulto, la mayoría de sus puntos de venta se encuentran en áreas turísticas, hoteles y coffee shops alrededor de la isla. Esto responde a que, según explicó Rodríguez, a pesar de que somos una cultura cafetera no a todos los niños les gustaría un popcorn de café, por dar un ejemplo.

Explosión, mezcla y empaque

Comenzaron por obtener un maíz diferente, en este caso Corn-Mushroom. Su aspecto, más redondo que el que vemos tradicionalmente, facilita la mezcla con el caramelo. Esta es su materia prima, la cual llega a sus manos a través de las importaciones que reciben del negocio familiar.

Su elaboración comienza una vez explota el maíz. Mientras esto pasa, una mezcla entre el azúcar, aceite de coco, una combinación de ingredientes secretos y el sabor que se va a preparar en el momento, se va uniendo. Posteriormente, se vierte esa receta y junto al popcorn se crea el producto final en la máquina que va a unir ambos. Aunque su preparación es sencilla y de corta duración, hay un periodo de siete días que se debe esperar mientras el sabor ya procesado se pega al popcorn para lograr un buen resultado.

A pesar de que los sabores frambuesa azul, cereza y guineo son artificiales, la selección de café, chocolate y dulce – salado es natural. A la hora de preparar el Poskón de café, se hace con café expreso del país. El chocolate, se prepara con chocolate Cortés y dulce – salado, una exorbitante mezcla entre sal y caramelo. Este último, según Rodríguez, es el más pedido.

Actualmente, los jóvenes se están preparando para hacer de todos sus sabores (disponibles y futuros) unos completamente naturales. Sin embargo, no hay duda de que cada combinación es para disfrutar. Hasta el sabor más distinto le dejará un gran gusto en la boca. ¡Atrévase a probar el Poskón!

 

Fotos por Nicole García
Anuncios

Productos Gostosos, una delicia rellena

Por Nicole García

En el casco urbano de Río Piedras, con una bocina frente al local que resuena música de todo tipo, se encuentra Productos Gostosos. Al entrar se puede palpar un ambiente agradable y cómodo. Como en casa, nos sentamos y Vidal Carrión Banuchi, presidente del establecimiento, ofreció café. Así comenzamos a charlar sobre cómo inició su negocio de empanadillas.

Vidal Carrion

Vidal Carrión Banuchi, presidente de Productos Gostosos

Para el año 2010, Carrión Banuchi quedó desempleado, cuando aún era estudiante en la universidad de Puerto Rico en Río Piedras. Sus conocimientos en la crianza de conejos fueron una opción para generar ingresos ante aquella situación. Sin embargo, luego de un tiempo en el negocio, se dio cuenta de que la paga, en comparación con los gastos de crianza, no era la suficiente. Es entonces que cuando comienza a hacer empanadillas de conejo para la venta ambulante.

El negocio prosperó, así que comenzó a añadir sabores. En el 2013 adquirió el local en el que hoy día trabaja. Más adelante, luego de haber participado en el proyecto “Ley Especial para la rehabilitación de Río Piedras”, de la universidad de Puerto Rico y el municipio San Juan, el mismo continuó modificándose. Desde aquel entonces, se ha ocupado en mejorar la confección de sus recetas hasta llegar a lo que se ha convertido hoy Productos Gostosos.

Rellenas de punta a punta

Productos Gostosos, elabora sus empanadillas según la demanda de sus clientes. Esto significa que si algún día usted tuvo la queja de que “las empanadillas son vacías”, Carrión lo tomó en consideración. Rellenas de punta a punta e incluso se desbordan al morderlas, no importa el sabor. Para asegurar el mejor gusto en sus productos, tanto Carrión como su compañera Irene Charrón, buscan recetas y las trabajan hasta perfeccionarlas con un periodo de prueba de hasta seis meses. Una vez consideran que están listas para la venta, llegan a sus vitrinas.

Así han agregado sabores como: espinaca con queso, brócoli con queso, conejo, bacalao, pulpo, dorado, guayaba con queso, entre otros. Como dijo Carrión: “Hay una empanadilla para cada uno”. Igualmente, en el menú hay elecciones de cremas como calabaza, malanga o yautía. También, jugos naturales, tés fríos y frappés. Cabe destacar que para la elaboración de cada alimento y bebida se utilizan productos netamente puertorriqueños. El joven hace sus compras tanto a agricultores del país, como en la Plaza del Mercado en Río Piedras.

Para comer y disfrutar

Al preguntarle sobre la respuesta de las personas en cuanto al local, Carrión se expresó contento. Explicó que se impresionan con el lugar pues no imaginan un espacio bonito para la venta de un producto relleno, en este caso las empanadillas artesanales.  “Ese mismo esmero lo llevamos al producto”, acentuó. A esto debe añadirse la sensibilidad y gran atención de la pareja a la hora de atender al cliente.

Una particularidad de este restaurante, es que también se organizan actividades culturales. Desde exhibiciones de arte, fotografía, presentaciones de libros hasta actividades en las que traen música en vivo de artistas locales, mayormente de bomba y plena.

Como si fuera poco, no solo se limitan a vender sus empanadillas en la Avenida Ponce de León, donde están ubicados. Además participan de festivales como Claridad, ferias agrícolas o las fiestas de la calle Loíza, dejando siempre a todos sorprendidos por su variedad y frescura.

 

Los horarios de Productos Gostosos son:  

Lunes a Viernes: 8:00 AM – 4:00 PM

Sábados: 10:00 AM – 3:00 PM

 Sus precios comienzan desde $1.65

 Pueden conseguirlos a través de:

Facebook: Productos Gostosos 

Instagram: @gostosospr #gostosospr

 

 

La maestra de los hilos y las agujas

Por: Yomaira Serrano

“Desde niña, aproximadamente a los seis años de edad comencé a trabajar el tejido”, dijo Jomary Ramírez Segarra, estudiante de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras de la facultad de Humanidades.

Sentada en el piso frente al teatro de la Universidad de Puerto Rico con sus piernas cruzadas y su hija caminando a su alrededor, Jomary Ramírez habló de cómo y por qué había comenzado su nuevo proyecto de vender trajes de baño tejidos.

IMG_0870

Hace dos meses atrás la joven Jomary Ramírez, de 22 años quedó desempleada pero se negó a quedarse de brazos cruzados y decidió apostar a sus habilidades artísticas creando un nuevo proyecto para utilizarlo como ingreso.

“En el transcurso se me ha hecho un poco complicado. Tuve que agregar a dos tejedoras más, yo no doy abasto”, expresó la joven quien por mes ha llegado a hacer 25 piezas y cada pieza le toma alrededor de 10 diez horas.

“Aprendí con mi abuela”, contó la joven explicando que desde niña, aproximadamente desde los 6 años de edad, comenzó a trabajar el tejido. Hacía bufandas, “jackets” y sabanitas. A los doce años comenzó a trabajar el tejido de trajes de baño. Para ese entonces los trabajaba para regalárselos a sus amigas y para su uso personal.

“La mayoría del tiempo me piden de las mismas piezas que subo por las páginas pero si quieren un diseño especial yo también lo puedo hacer”, explicó la joven que siempre está abierta a sugerencias.

Ramírez cursa su quinto año de universidad en la facultad de Humanidades con una concentración en Bellas Artes y se especializa en escultura. Como parte de su obra plástica también integra el hilo, trabaja textos con hilo endurecido y esculturas de textil con relleno. Lo que hace en su obra es totalmente apartado de su proyecto con los trajes de baño y se ha establecido una rutina donde los meses en que se acerca el verano (abril a junio) trabaja los trajes de baño como una entrada de dinero y durante los meses donde los trajes de baño no son tan solicitados se dedica a su obra plástica.

Anteriormente la joven había intentado hacer un negocio con carteras tejidas pero no le dio resultado en ese momento. Hasta el día de hoy ha llevado su negocio con éxito y ha nombrado su marca como Jo+ (Jomas). Varias personas de diferentes partes de la isla la contactan al ver sus piezas por Instagram y Facebook.

Una mirada innovadora a la agricultura

Por: Paola Rolón

No tener una tierra lo suficientemente fértil para la siembra, plantearía un problema para muchos. Este no es el caso de Leonel Flores, propietario de Hidropónicos Flores en San Lorenzo. La agricultura hidropónica es un método utilizado para cultivar plantas usando disoluciones minerales en vez de suelo agrícola. El cultivo sin suelo es un conjunto de técnicas recomendables cuando no hay suelos con aptitudes agrícolas necesarias. Un sistema hidropónico tiene: una fuente de agua que impulsa, mediante bombeo, este líquido a través del sistema, recipientes con cantidades concentradas de nutrientes, cabezales de riego y canales donde se alojan los sustratos, las plantas y los conductos para que el agua pueda pasar.

IMG_1357

“Esto viene de la familia ya. Somos agricultores desde niños”, comentó Flores sobre su interés por la agricultura. Luego de trabajar como contratista por varios años y ver como la industria de la construcción iba en declive, – contando con el respaldo de su tío – decidió tomarse un riesgo e invertir todo lo necesario para poder hacer su propio negocio.

La acogida del público a Hidropónicos Flores ha sido tanta que rápidamente se vio obligado a adquirir dos propiedades adicionales para poder abastecer todos los pedidos que le llegan a diario. Y no es para menos, puesto que sus productos cuentan con la certificación de “Mejor producto del área este” y “Mejor procedimiento” del Departamento de Agricultura.

Además de sus conocidas siembras de lechugas, cilantrillos, albahaca, menta y pepinillos, Flores ha comenzado a cultivar el berro. Este cultivo fue celebrado, pues es un vegetal que se encuentra en peligro de extinción y cuyo uso en distintos platos podría ayudar a controlar la diabetes, aumentar la circulación, tratar úlceras, entre otros.

Fotos por: Nicole Garcia Perez

No se tendrá que preocupar si los vegetales de Hidropónicos Flores sean de calidad, pues el agricultor aseguró que solo le vende los cultivos a aquellos que sepan cuidarlo. “Antes de tirar mi producto a algún sitio, yo voy y visito el lugar para ver cómo tratan sus productos. Si no me gusta, no les vendo mi producto […] El control de calidad es lo más importante”, expresó Leonel Flores.

Hoy Flores cumple el sueño de su padre, poniendo en práctica los conocimientos que el heredó.

Hidropónicos Flores le sirve a restaurantes como Raíces, Taco Express y Selectos, así como vende por su cuenta en la Salida #4 hacia la Universidad del Turabo en Gurabo. Para más información sobre dónde puede contactarlo, puede seguir su página en Facebook: https://www.facebook.com/leonel.flores.5439?fref=ts

Historia en tela

Por: Ailed Soto

Un pedazo de seda azul brillante en una calle de Haití, luego del terremoto en 2010, fue lo que motivó a Gloribel Delgado a crear su primer muñeco con historia, Monono.

Hoy día, vende su línea de artículos Moninos: Muñecos con historias en tres tiendas en San Juan y una en Vieques. Así, lo que comenzó como inspiración en medio del desastre es su medio de sustento desde hace dos años.

IMG_1218

Y es que al publicar una foto con el cuento de Monono en su cuenta de Facebook, amigos empezaron a pedírselo. Esto la llevo a ir una feria con cinco o seis muñecas, las cuales fueron acogidas por los consumidores. Entonces, decidió certificarse como artesana y tomar su trabajo enserio.

La confección lleva una combinación de costura, literatura y fotografía, donde cada elemento representa un significado. Delgado toma las telas de sus viajes y crea un producto único uniendo el arte con la escritura, para ser una.

Las historias surgen del mismo tejido, aunque si alguien desea tener su propio cuento, ella les hace un cuestionario y les crea la/el muñeca/o. Delgado es también quien se encarga desde el etiquetado hasta el ensamblaje de su producto. Aunque muy pronto desea expandir su negocio y contratar empleados que la puedan asistir en esta tarea.

La artesana explicó que al manufacturar un artículo como el que hace es importante establecer que se quiere contar y que medio se va a utilizar.

Con sus muñecas no solo propone un nuevo proyecto en el país, sino que promueve una literatura autóctona de la isla. Historias como las de Reinita, Ginger y Uru son inspiradas en bosques puertorriqueños.

Casa Sol: un hospedaje eco amigable puramente puertorriqueño

Por: Margaret Ochoa Espinosa

El amarillo resplandeciente de su fachada se cuela por el pasillo principal hasta llegar al patio central donde las paredes se alzan como queriendo que las toque el sol. Allí se crea un sosegado ambiente de claridad y brillantez que coquetea con los arboles, las botellas vacías de adorno y se desplaza a La Perla, La Muralla, La Garita, El Adoquín y La Farola, todas habitaciones de la casona colonial: Casa Sol. Sus residentes permanentes y dueños son una pareja de esposos, Eduardo “Eddie” Ramírez y Margarita “Tisha” Pastor, que ven nutrir su casa de historias, aventuras y buenos amigos porque han decidido acoger varios pedazos del mundo para convivir.

Casa Sol es el primer “Bed and Breakfast” (B&B) en el Viejo San Juan. Este tipo de alojamiento son residencias familiares que tienen disponible de una a seis habitaciones para ofrecerlas como hospederías y se caracteriza por el ofrecimiento de desayuno incluido en la tarifa y por el ambiente intimo y familiar en el que se acoge al huésped durante su estadía. Sin embargo, contrario al concepto tradicional, la casona se distingue por su compromiso de solidaridad ambiental que abarca el reciclaje, ahorro de agua, eficiencia energética y apoyo a la producción de alimentos y servicios locales.

“Quisimos que este proyecto fuera autosustentable. Es algo que siempre hemos practicado y lo fomentamos y lo hacemos aunque tengamos que viajar distancias para, por ejemplo, depositar los materiales reciclables en centros de acopio. También, podemos recoger agua de lluvia, tenemos un huerto y desde el inicio de la construcción se tomaron en cuenta todos los aspectos posibles para poder tener un sistema solar que ahora mismo nos abastece casi un 90 por ciento”, explicó Eddie Ramírez. De igual forma, en esta hospedería el 80 por ciento de los materiales son recuperados, los muebles son de una fabrica que cerró hace muchos años; los roperos son antiguos y se recolectaron de diferentes pulgueros; la madera de las puertas de las habitaciones es de un barco incautado que lo estaban desmantelando; la cocina era de una casa en Río Piedras; y el piso es el sobrante de los ladrillos del techo.

Casa Sol Bed & Breakfast

Desde el 2000, la pareja de empresarios tenía en mente el concepto de Bed and Breakfast eco amigable, pero no fue hasta el 2013 que vieron su idea puesta en practica. Para Tisha Pastor, decoradora de profesión, este tipo de hospedería era un concepto idóneo porque a ella y a su esposo siempre les ha gustado recibir personas en su hogar y atenderlas. Los B&B se destacan porque el dueño de la casa sea quien atienda al huésped y por ende se asegura el calor hogareño y la experiencia única. “El trato comienza desde que tu recibes a la persona con un saludo bien caluroso. Le das la bienvenida a tu casa, le explicas todo lo que ofrece Puerto Rico como destino, no solo el Viejo San Juan, y te ofreces a su disposición. O sea el recurso más importante somos nosotros, tenemos el conocimiento, el interés, el deseo y la pasión por hacer sentir cómoda a la otra persona”, destacó por su parte Ramírez.

El elemento comunitario

Otra característica que hace única a Casa Sol es el compromiso comunitario. Los alimentos que se utilizan en este B&B para preparar el desayuno o meriendas de los huéspedes son cultivados en Puerto Rico o elaborados por puertorriqueños. Tisha Pastor enfatiza que “No queremos que esta iniciativa sea solo de beneficio para nosotros, si no que también nos interesa que la comunidad se beneficie de por qué estamos aquí. Por ejemplo, nosotros le compramos al colmado de al lado la leche y puede que nos salga 20 centavos más cara pero estamos apoyando a ese comerciante. Lo mismo pasa con el pan, el queso y otros productos netamente puertorriqueños”.

Casa Sol Bed & Breakfast

De igual forma, el servicio de lavandería lo hace un Laundromat local en Río Piedras; los tours que ofrecen a los huéspedes son de compañías locales, al igual que el alquiler de carros. También, la casona cuenta con una mini tienda de artesanías y diversos productos domésticos para que los turistas conozcan y apoyen la mano de obra en la Isla. Para Eddie Ramírez “Si uno piensa solo en uno el país no crece. El compartir, el enseñar, el dar un poco ayuda a que todos crezcamos juntos y se fomente una base económica más sólida porque si ese negocio es prospero a la misma vez nos recomienda gente a nosotros y así sucesivamente”.

Un viajero, no un turista

El mercado al que se dirige este tipo de B&B no tiene nada que ver con el turista que va las grandes cadenas de hoteles buscando “sol, playa y piña colada”, como menciona Eddie Ramírez, quien cuenta con más de 30 años de experiencia en la industria hotelera. Por el contrario a Casa Sol llegan viajeros interesados en la cultura, el arte, la gastronomía y la interacción social, ¿qué hace el puertorriqueño? o ¿cómo lo hace?. Tisha Pastor explica que “Para los desayunos, por ejemplo, les hablamos de donde sale el pan; de donde vienen los quesos, nuestros quesos son artesanales de Hatillo; de que están hechas y cómo elaboran las mermeladas; de donde es el café y las frutas frescas de temporada como el tamarindo, la quenepa, la parcha y el guineo”. De igual forma en la hospedería se dan clases de salsa; se incentiva a los huéspedes a conocer lugares fuera de los estipulados por el turismo convencional; y se les exhorta a asistir a actividades culturales que les de un panorama amplio de la cultura puertorriqueña.

Casa Sol se enfoca en que los viajeros conozcan las vivencias diarias del que hacer puertorriqueño. Los dueños están seguros que la perspectiva que le han dado a la hospedería ayuda a reafirmar lo maravilloso que es un país y de esta manera las personas locales aprecian más lo que tienen. “Nos enfocamos en crear experiencias que la gente se lleve. Crear esos recuerdos que duran una vida, esos momentos únicos en unas vacaciones o un viaje que siempre te vas a acordar de ellos”, señala Ramirez.

Desde su apertura este B&B ha recibido alrededor de 400 huéspedes. Sus dueños ya han orientado a siete personas que desean reproducir el mismo concepto porque entienden que este tipo de hospedería, fomentando la sustentabilidad ambiental y comunitaria, puede ayudar enormemente a la economía de la Isla. Otro de los beneficios es que si el gobierno apoya y promueve estas iniciativas locales se controla la construcción excesiva puesto que se pueden rehabilitar y acondicionar casas o apartamentos. Al igual para los pueblos los B&B son opciones viables porque les da exposición, incentivos económicos e intercambio cultural. Lo crucial es, como afirma, Eddie Ramírez “Apoyar todo lo que es de Puerto Rico”.

Fotos por Nicole Garcia Perez

¿Por qué es importante el Mercado Agrícola?

Por: Racheliz Medina

El Mercado Agrícola en el Viejo San Juan es un espacio que le permite a artesanos y agricultores exponer sus productos para el puertorriqueño al igual que el turista que esté de visita en la Isla.

El pasado sábado me di la tarea de hablar con varias agricultoras sobre sus productos y cuán importante es conocer el Mercado Agrícola. En los siguientes videos, todas expresaron que su importancia está en la venta de alimentos saludables como en beneficiar la estabilidad económica de Puerto Rico.